HISTORIAS DE “ZONA CUATRO”

En un imperdible mano a mano con Línea de Juego, Leandro Fjellerup habló en extenso sobre el presente de su hijo Máximo, orgullo tresarroyense a nivel nacional e internacional.

“Con la convocatoria a la Selección, me ha sorprendido una vez más; pero como estoy mucho al lado de él, sé de las ganas y la dedicación que la he puesto para llegar. De regalo acá no hay nada”, expresó.
Leandro comentó que el consagrado Scola “ha tenido actitudes bárbaras con Maxi, se lo llevó 10 días a entrenar a Nueva York, porque había escuchado sobre sus condiciones. Para él fue una experiencia única, y demuestra la calidad humana de Luis. Es como su padre en este nuevo camino del básquet”.
“Maxi va quemando etapas muy rápido, y nos acostumbra a cosas que no son tan habituales, porque tiene apenas 19 años. Hasta a mí me asusta a veces; pero él me enseña mucho día a día. Me da mucha tranquilidad, para que pueda disfrutar del básquet, sin nervios, sin presiones”, reconoce el “Paisano”.
Leandro explicó que “con Maxi en casa no se habla nunca de básquet; sí de la vida. El demuestra en la cancha lo que le puede dar al equipo, y no siempre se trata de hacer puntos, sino agregar en todos los rubros de la planilla. No siempre hay que entrar y tirar un triple, sino leer qué se necesita en ese momento. Creo que ésa es una de sus mayores cualidades”.
Acerca del futuro basquetbolístico de su hijo, Fjellerup asegura que “si le preguntás a él, te dirá que se ha trazado metas cortas, así que yo voy en sintonía con lo que piensa. Su objetivo pasa por hacer una buena Liga con Bahía Basket”.
“Ahora va a tener más presiones-agrega-, y se tendrá que hacer hombre. Conociéndolo, ya debe estar pensando en eso”.
Hablando de la Selección, Fjellerup opinó que el recambio generacional tiene que prescindir de las comparaciones. “Hay que darle tiempo a esta nueva camada, que ellos demuestren su carácter e identidad, van por buen camino. Si saben aprovechar los consejos y la experiencia de Scola, seguramente aprenderán mucho”.
Respecto a la estructura de Bahía Básket, señaló que “pareciera que es una universidad trasladada a la Liga Nacional. Ellos entregan las herramientas para que los jugadores puedan crecer, desarrollarse. Si se toma por ese lado, si se aprende de la gente de experiencia que los rodea, puede resultar muy útil. El que vaya a buscar solamente dinero o campeonatos, yo le diría que elija un club como San Lorenzo. Eso sí, quizás el año que viene no sepa a dónde irá a parar”.
Finalmente, Leo dejó un mensaje para los más chicos, aquellos que se ilusionan con trascender a través de la naranja. “Hoy existen las herramientas a mano para llegar, ya sea con los planes de entrenamiento, alimentación. No hay que dejar de soñar, porque se puede”.

GENTILEZA: http://www.lineadejuego.com.ar

Comments are closed.




A %d blogueros les gusta esto:
-->