TEYSEYRE UN DIRIGENTE DE LUJO

Hugo Teyseyre Un dirigente de lujo y su gran pasión por el basquet

El vínculo de Hugo Teyseyre con la dirigencia empezó casi desde que nació. Más de una vez sus amigos le dicen que siempre está volviendo. Y tienen razón. Porque a veces la responsabilidad, el trabajo en todas las disciplinas es abrumador.. Pero lo convencen .. Y sigue.

Hugo fue el presidente del Centenario de Rivadavia. Lo que lo marcará por siempre como un hombre distintivo para la historia decana. Y más allá de que en su sangre corre sangre azul y blanca, también es cierto que en su etapa como deportista supo defender los colores de Centro Vasco al basquet.
Teyseyre llega a Rivadavia en el año 1973, de la mano del doctor Jiménez, quien lo seduce para integrar la Sub Comisión de Fútbol por entonces. Ahí comenzó una etapa de su vida, en la cual fue presidente durante dos períodos, acompañado por gente íntegra y amigos, tema que es indispensable para salir adelante de cualquier contratiempo.
El estupendo directivo decano destaca a quien lo quiere escuchar que siempre rescata lo positivo. Y dentro de enormes alegrías deportivas, hay dos que lo marcarán hasta el último de los días. El título mundial de Néstor Osvaldo Gómez (recién se va y ya lo extrañamos tanto…) en el Piso de Deportes y el ascenso a la Liga Nacional de Basquet.
Esos 5 años jugando Liga fueron para la vida de Hugo Teyseyre lisa y llanamente extraordinarios, porque se trata además de uno de los deportes que más ama y que sin dudas mejor practicó. Sacando cuentas hace pocas semanas, se llegó a la conclusión que pasaron por el Estadio más de 180.000 personas. Con un grado de intensidad inolvidable. Con la llegada de la Selección Argentina y por lógica consecuencia, de los mejores basquetbolistas del país.
La familia de Hugo ha tenido mucho que ver con su vida como dirigente. Su padre fue integrante y dirigente de varias disciplinas. Su mamá hasta llegó a lustrar el piso del Salón de Fiestas. Sus hermanos Miguel Angel en el fútbol, y Marcelo en el basquet, protagonistas permanentes. Y por si fuera poco, sus hermosas hijas Jesica y Daniela, son hinchas fanáticas del club y lo apoyan incondicionalmente desde el lugar que estén.
El mensaje final de Hugo Teyseyre enarbola las banderas de pretender que en las buenas y en las malas se mantenga la unidad. El fallecimiento del hijo pródigo (descansá en paz “Nene”) y la clausura de la sede social quizás marquen una de las semanas más duras para la vida institucional y deportiva de la entidad decana de nuestra ciudad. Pero como él mismo pregona, en homenaje a esa escuela de vida que ha sido por más de 100 el Club Atlético Rivadavia,  estar más unidos que nunca. Palabra de Hugo Teyseyre. Sinónimo de palabra de muy buena gente
Ruben Horacio Leys rubenleys@gmail.com

Comments are closed.




A %d blogueros les gusta esto:
-->